mejor no digas nada por Harvey Barnett

July 21, 2019

mejor no digas nada por Harvey  Barnett

Titulo del libro: mejor no digas nada

Autor: Harvey Barnett

Número de páginas: 2150 páginas

Fecha de lanzamiento: December 17, 2018

Obtenga el libro de mejor no digas nada de Harvey Barnett en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Harvey Barnett con mejor no digas nada

— Es mucha agua en el rio — el secretario de la satisfaccion notada. — Si este nivel se agarra mas largo — traeremos el area al primer lugar en la republica.
— En Akche demasiado tan piensan — el contable vivamente respondio. — ?Subvencion de Dios a esta belleza que siempre era profunda! — saludo con la cabeza hacia Amu Darya y anadio: — no a maleficiate, y que no logramos poner bombas otra vez.
La conversacion comenzada del proximo otono kurultai y el secretario se quejaron:
— Sostenemos cada ano los mismos concursos — saltos, гореш. Uzbeks se divierten mucho mas diversamente. En ellos ambos lucha de carneros, y el bedena y gallos. Este otono y a nosotros es necesario organizar peleas de gallos. akchinets, piensa tambien. ?Quizas expondra un gallo bueno?
— ?Por supuesto, expondremos Vakh! — el contable exclamo. — Estoy pensando en un blanco … tal …
En un tenedor del camino Reim salio "del coche de GAZ", agradecio al secretario del servicio y anduvo al pueblo: esta en el kilometro de aqui. Korotkoshey, con hombros redondos, fue extensamente en el polvo y penso en gallos: "?Aves hermosas! Cantan cada noche, recuerdo de si, y absolutamente olvidamos de ellos. ?Mal esto! ?Injustamente!"
En Reim de la tarde fue al hotel de la granja colectiva. Alli en una veranda habia dos mesas de billar, y los jugadores del billar empedernidos se juntaron cada tarde.
— ?Moussa-aja, grasa! — Reim llamo al vigilante de hotel. El anciano se agacho cerca del titan e inflo en ello el fuego. — ?Donde su gallo blanco que siempre da vuelta bajo piernas?
— ?Por que a usted mi gallo? — descontentamente Moussa-aja respondio y se quejo: — Maskarabaz usted, el tipo, no logro llegar — ya a todo el pueblo su voz es oida.
— Moussa-aja, no enfadarse. Tengo una tarea del secretario de un comite del distrito. ?Donde su gallo?
— Si, en un monton de la basura — mostro al anciano aparte donde en las gallinas duval blanqueadas se entretuvo y esta orgulloso que habia en la basura un gallo blanco.
— ?Esta muy bien que no lo comio aun!